Barça vs. Real, un encuentro entre los dos mejores ataques del mundo

Barça vs. Real, un encuentro entre los dos mejores ataques del mundo

Por un lado, Messi, Neymar y Suárez. Por el otro, Cristiano, Bale y Benzema.

25 de marzo 2015 , 10:44 a.m.

El duelo que este domingo paraliza al mundo del fútbol, el que reúne a la gran mayoría de los jugadores más caros del planeta, el que polariza los ánimos en muchos rincones del mundo, Barcelona vs. Real Madrid, tendrá una nueva edición. A las 3 de la tarde de este domingo, los dos equipos que dominan la actualidad del fútbol español estarán frente a frente, con el título de Liga en juego. El encuentro se verá por Directv Sports.

Un triunfo del Barça, líder por un punto, podría sentenciar el campeonato. Una victoria del Madrid le devolvería la punta que ostentó prácticamente toda la primera vuelta y que perdió tras un dramático comienzo en el 2015.

“El clásico lo significa todo. Es de los partidos más especiales del año, por la rivalidad, porque al final te juegas todas las competiciones contra ellos”, declaró el zaguero Gerard Piqué, del Barcelona. “El Madrid es un grandísimo equipo, con grandísimos jugadores y esto hace que el partido siempre sea especial y que te lo tengas que preparar días antes”, agregó.

Seis de los 22 jugadores que comenzarán como titulares este domingo en el Camp Nou se llevan prácticamente toda la atención. Por un lado, los tres hombres fuertes del ataque del Barcelona, el argentino Lionel Messi, el uruguayo Luis Suárez y el brasileño Neymar. Por el otro, el ya famoso tridente ofensivo del Real Madrid, con el portugués Cristiano Ronaldo, el francés Karim Benzema y el galés Gareth Bale. Las dos fórmulas de ataque tienen cifras muy similares en la temporada. Y se parecen en muchas cosas, hasta en el tema de las cifras que se pagaron para contar con ellos...Fórmula suramericana

Después de un comienzo dubitativo, el 2015 le ha caído de perlas al Barcelona, que muestra cifras impresionantes. Este año han jugado 19 partidos en todas las competiciones oficiales (Liga, Copa del Rey y Liga de Campeones), con 17 victorias y apenas dos derrotas (1-0 con Real Sociedad, el 4 de enero, y 0-1 con Málaga, el 21 de febrero). Y en esos 19 encuentros marcó ¡54 goles! De ellos, 20 fueron de Lionel Messi.

Acostumbrado a girar en torno al argentino y también a lo que hicieran en el medio campo Andrés Iniesta y Xavi Hernández, el Barcelona se vio obligado a hacer una metamorfosis luego de que en la temporada 2013/14 no pudiera ganar ningún título, con Gerardo Martino en el banco. Así llegó Luis Enrique a la dirección técnica, aunque con muchos inconvenientes al comienzo. El DT no pudo contar con Luis Suárez hasta octubre, por el famoso mordisco del uruguayo al italiano Giorgio Chiellini durante el Mundial de Brasil. Y Suárez, justo, vino a debutar en el primer clásico de la temporada, que el Madrid terminó ganando 3-1. Aún estaba lejos de brillar.

El uruguayo llegó por 81 millones de euros desde Liverpool. Neymar, que apareció por Barcelona un año antes, costó, en los libros, 57 millones, pero ese traspaso está en investigación por un presunto fraude fiscal. La cifra real que se pudo haber pagado por el brasileño subió, dicen las indagaciones preliminares, a más de 83 millones. A Barcelona, como a su archirrival, le gustan las inversiones grandes, aunque no les dan tanto bombo como en la ‘casa blanca’...

Barcelona puede tener, fácilmente, el ataque más costoso del planeta si en esa lista se incluye a Messi, quien llegó muy joven a España. El que quiera llevárselo hoy deberá pagar una cláusula de rescisión de 250 millones de euros. Y sí que se mencionaron pretendientes en las horas bajas del Barça, a finales del año pasado. Se dijo que Chelsea y Paris Saint Germain estaban dispuestos a llenar de billetes un maletín para contratarlo.

Y hubo, además, un factor que parecía dar por hecho que las horas de Messi en Barcelona estaban contadas: los rumores de que el atacante quería cambiar de aires. Y esa vorágine mediática se alborotó cuando, en el primer partido oficial del 2015, Luis Enrique dejó en el banco, para el partido contra Real Sociedad, a Messi, Neymar y Dani Alves. Perdieron. Lección aprendida. Desde entonces comenzó el crecimiento exponencial del juego del equipo. “Cuando comenzó el año empezamos de otra manera, con la ilusión y las ganas renovadas. Teniendo los altibajos normales, pero volvemos a estar en un gran nivel”, dijo Messi después de su brillante presentación frente al Manchester City, el miércoles, en la Liga de Campeones.

También ha ayudado a ese progreso en el juego y en el rendimiento la revelación que el viernes hizo el diario Mundo Deportivo, en el sentido de que Messi había bajado tres kilos y medio de peso, luego de comenzar a trabajar con un nutricionista y un quinesiólogo. Así, el argentino ganó en velocidad y habilidad y, al parecer, también superó el problema de vómitos constantes en el campo de juego.

Ese buen momento también ha ayudado a levantar el nivel de sus compañeros de ataque. Uno de los más contentos es Neymar. “Cada vez nos entendemos más, llevo un año más con Messi. Así que todos ya nos entendemos un poco más”, dijo Neymar al canal SporTV, de su país. “Suárez también es un jugador muy inteligente, un crac, por eso ha tenido una adaptación muy fácil”, añadió.

Suárez también elogió a Messi. “Hace cosas increíbles, que no las hace cualquiera. No se aburre de hacer goles, de querer conseguir cosas y eso demuestra lo profesional y lo grande que es. Hay que disfrutar y aprovechar la oportunidad de jugar con esta clase de futbolistas”, declaró el uruguayo al canal español Gol Televisión.

Con Messi, y con Josep Guardiola, Barcelona logró convertirse en el mejor equipo del mundo y se metió en la pelea por estar en el podio de los mejores oncenos de la historia del fútbol mundial. Ya había conseguido una Champions en el 2006 con Frank Rijkaard en el banco. Y con Pep, logró dos más, en el 2009 y el 2001, y fue campeón del mundo de clubes dos veces, frente a Estudiantes, en el 2009, y Santos, el en 2011. Ahora se está reinventando, con tres suramericanos en extraordinario momento. Y eso quiere demostrarlo en el clásico.

“Es una final. Estos partidos se juegan con mucha intensidad, con mucha fuerza, significan mucho moralmente, anímicamente, dan mucha confianza, aunque no creo que vaya a definir tanto”, agregó Suárez.Segunda era ‘galáctica’

Es bien conocida la manía del presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, de comprar, al costo que sea, a los que él considera los mejores jugadores del mundo. Y eso se acentuó cuando el equipo blanco comenzó a ver cómo el Barça se hacía cada vez más fuerte.

El segundo periodo de los ‘galácticos’ comenzó con la llegada de Cristiano desde el Manchester United, en el 2009, a cambio de 94 millones de euros. Ese mismo año llegó Karim Benzema, por quien pagaron 35 millones. Y en el 2013 sacudieron el mercado para llevar a Bale, desde el Tottenham. La cifra “oficial” fue de 91 millones de euros. La extraoficial sube hasta 102 millones.

Lo cierto es que cuando el Madrid logró juntar esa fórmula, por fin pudo romper con un hechizo que existía desde el 2002, justo en la época en que comenzaba a formarse la primera era ‘galáctica’, encabezada por Zinedine Zidane: fueron 12 años de espera para levantar por décima vez la Copa de Europa. En esa final de la Liga de Campeones contra el Atlético de Madrid, en Lisboa, Bale marcó el segundo gol y Cristiano consiguió el cuarto, para el 4-1 final.

Pero no fue la única corona: también llegaron la Copa del Rey (con triunfo sobre el Barça en la final), la Supercopa de Europa (en la que vencieron al Sevilla) y el Mundial de Clubes (con victoria sobre el campeón de la Libertadores, San Lorenzo). Cristiano se despachó con una enorme racha goleadora, que se acentuó con el sacrificio de Benzema, quien salió de su posición de punta de lanza y comenzó a jugar más retrasado, con lo cual se convirtió en un jugador más de asistencias que de goles.

Pero a partir de esa final, y del partido que jugó contra Milán en Dubái, en el que cayó goleado 4-2, el Madrid no volvió a ser el mismo. Cayó eliminado en la Copa del Rey por el Atlético, que también lo aplastó en la Liga (4-0): perdió por lesión a un hombre clave como James Rodríguez y, con él, buena parte del equilibrio, y los atacantes cayeron en un bajón. Bale estuvo nueve partidos sin anotar, la peor racha de su carrera, que se acabó el domingo pasado.

Cristiano, autor de 30 goles en lo que va de la temporada, terminó afectado por el rompimiento con su novia, Irina Shayk. Sufrió una expulsión en el partido contra Córdoba por agredir a un rival y luego fue el centro de un escándalo por su fiesta de cumpleaños, el mismo día de la goleada frente al Atlético. Por eso, el portugués decidió no volver a hablar con la prensa hasta el final de la temporada.


“Trabajamos juntos, defendemos y atacamos. Hay partidos buenos en los que marcamos goles, y otros en los que no, pero siempre trabajamos para el equipo. Solo pensamos en trabajar para ganar juntos”, declaró Benzema al portal Bwin. Sin embargo, las cifras no les ayudan, sobre todo en defensa: entre los tres han tenido 126 recuperaciones de balón, apenas el 8 por ciento del total del Real Madrid. Benzema hizo 54; Bale, 47, y Cristiano Ronaldo, apenas 25. Esos factores han hecho que parte de la prensa y algunos hinchas pidan que se cambie el 4-3-3, con la ‘BBC’ incluida, por un 4-4-2, para permitir la entrada de un volante más, especialmente después de la recuperación del croata Luka Modric.

El técnico del Real Madrid, Carlo Ancelotti, cree que la ‘BBC’ es inamovible, y además confía en el talento de todo su equipo, en especial de Cristiano.

“Muchos se llevarían una gran sorpresa con él. Lo he dicho muchas veces, es un jugador que tiene una seriedad y una profesionalidad única a este nivel. Ha nacido con un talento extraordinario, pero ese talento lo exprime y lo trabaja gracias a una seriedad que he encontrado en pocos futbolistas”, señaló Ancelotti en una entrevista con la página oficial de la Fifa. “Diría que cuanto más alto el nivel, más serios y profesionales. Así, todo se vuelve bastante simple, sobre todo en el Real Madrid. Aquí he encontrado un grupo de jugadores muy serio, muy motivado, que trabaja bien en equipo. Entre ellos tienen una gran relación”, añadió.

Son dos equipos supremamente parejos, así el momento reciente diga otra cosa. Apenas hay un punto de diferencia en la Liga. Apenas hay un gol de ventaja del Barcelona sobre el Madrid en el acumulado del año, y los ‘Three Amigos’ azulgranas solo han marcado un tanto más que la ‘BBC’. Y los clásicos son un cuento aparte. Por eso, las historias quedan atrás y los 90 minutos que se vienen pueden cambiar la historia de uno y otro equipo. A las 3 p. m. rodará la bola. Y el mundo del fútbol se paralizará otra vez.

José Orlando Ascencio
Subeditor de Deportes
EL TIEMPO

COMENTAR
GUARDAR