Liga de España

¿Qué le está pasando al Real Madrid, rey de Europa, esta temporada?

La derrota contra Tottenham agrava lo de Girona. Motivación, experiencia, refuerzos... todo suma.

FOTO: EFE

Los jugadores no encuentran la manera de recuperarse.

Noviembre 02, 2017

Pasó el 3-1 contra Tottenham por Champions, pasó la sorpresiva caída contra el recién ascendido Girona (2-1) en Liga, pasaron las críticas y quedaron las dudas: ¿se le olvidó ganar al Real Madrid que se cansó de ganar en la temporada anterior?

Los problemas se suceden en el campeón de España, que ya está a 8 puntos del Barcelona, y en el bicampeón europeo, que sin embargo no sufre en Champions gracias a la manita que dio el Dortmund y que le permitirá avanzar a la siguiente fase sumando incluso un solo punto de 6 posibles.

El diagnóstico toca varios ángulos. El equipo de Zinedine Zidane no dejó de generar opciones de gol, sigue siendo un equipo con gran potencial creativo, pero en este curso perdió picante de frente al arco: apenas ha anotado 19 veces frente, por ejemplo, a los 28 goles del Barcelona (¡y eso que Luis Suárez no está fino y Neymar ya no está!).

Mucho tiene que ver la mala racha de Cristiano, el hombre clave, quien apenas ha hecho un gol en la Liga y apenas pudo marcar uno contra Tottenham en Champions. Todo el mundo –literalmente- sabe que se pone insoportable el 7 cuando no tiene contacto con la red. Y es que a su lado no hay quién más resuelva.

Benzema, más acostumbrado a no marcar, no cede su lugar a pesar de su ineficacia, Isco no puede con todo, Asensio pasó a un segundo plano a pesar de su buena temporada anterior y la media distancia, que antes intentaban todos, ahora no parece tener peso.

Para hacer todo más complejo están las lesiones. No juega Carvajal (por un problema cardiaco) y es el que más se extraña. Además, están fuera Bale (normal), Navas (crítico), Kovacic y Varane… aunque en realidad no es que se extrañe su irregularidad.

Y claro, el mal momento de jugadores que antes fueron vitales. Marcelo está distraído –y con sobrepeso, según sus críticos-, a Kroos le está costando un mundo la recuperación, Modric ha perdido jerarquía y peso en ataque, Casemiro, el intocable, se está viendo ampliamente superado en su sector… y así, puesto por puesto. Hasta Ramos, en Wembley, se vio impreciso. Y eso es mucho decir.

“Son dos derrotas seguidas y no estamos contentos. No podemos estarlo. Es un mal momento y hay que aceptarlo. Cuando se gana, se acepta, y cuando se pierde hay que tener la cabeza alta. Tenemos muchos partidos para darle la vuelta y es lo que vamos a hacer", dijo el técnico francés”, comentó el DT Zidane.

¿Por qué pasa lo que pasa?

Zidane va descartando razones. Primero, lo físico: “No podemos decir que estemos mal físicamente. Quizá no es óptimo porque llevamos dos derrotas seguidas. Hoy sufrimos otra, y ésta nos va a costar un poco más para recuperarnos. Tenemos que encontrar el gol, que es lo que nos falta últimamente”.

Más directo fue el mismísimo Cristiano, poniendo el dedo en la llaga: “Los futbolistas nuevos que han llegado tiene un gran potencial y serán el futuro del Real Madrid, pero los jugadores como Pepe, Morata y James nos hacían más fuertes”, dijo.

Y sí. La falta de un fichaje estelar, a la altura de aquellos que se fueron, se está notando. El equipo B, que salvó puntos clave en la Liga la temporada anterior y que dio una mano cuando correspondió en la Champions, se desarmó y no se reforzó por una apuesta particular de Zidane en los jóvenes.

Para ellos también tuvo palabras el 7: “No se puede decir que esta plantilla sea peor a la del año pasado, a lo mejor con menos experiencia que la otra sí y eso es muy importante para nosotros”. Un resumen perfecto. ¿Ejemplos? Achraf, de 18 años, terminó de titular ante la ausencia de Carvajal y lo suyo hoy es aprendizaje, más que crítica.

Marcelo también llegó a tocar un detalle que no es menor: “Quizás sea la motivación de cada jugador… Es normal, juegas un partido de 'Champions' y no lo puedo explicar, pero es la motivación. Para ganar la Liga tienes que estar motivado y concentrado todo el año”.

“El vestuario no está contento, pero en la vida a veces hay que aceptar las cosas, y hoy no es un buen momento. Sin embargo, tenemos tiempo para cambiar las cosas. Es una derrota dura, pero merecida. Hay que aguantar hasta que cambiemos el chip", se animó Zidane. Y es cierto, hay tiempo. Lo que falta es paciencia en un club acostumbrado a no pinchar nunca, a ganar todo, a no mostrar sus miserias. El tiempo es, ahora, la esperanza del Madrid. 

Redacción Futbolred

Sigue bajando para encontrar más contenido