Kimika Forbes, de Trinidad y Tobago a Bogotá

Kimika Forbes
Fútbol Femenino Marzo 08, 2017

La arquera de Santa Fe no pensó 2 veces en venir a jugar, aunque no hable ni una palabra de español.

FOTO: Futbolred

Kimika Forbes, arquera de Santa Fe.

Kimika Forbes no habla español. Lo entiende, dice, pero no se anima a hablar. Durante sus 26 años de vida no fue un problema, pero hace un mes se convirtió en un reto.

Ella firmó un contrato con Santa Fe para jugar la Liga Femenina de Colombia y entre sus compañeras no tiene con quién mantener una charla fluida en su nativo inglés. Antes que la adaptación física, la táctica y la estrategia, su primera tarea es entender y hacerse entender.

Por suerte Kimi, como prefiere que la llamen, se tiene la confianza suficiente para intentarlo. Con sus 1,84 m. de estatura se pasea entre las niñas de rojo, agudizando el oído para no perder detalle. Al grito de ‘mía’, ‘cierra’ y ‘salen’ se van moviendo las defensoras y ella va progresando en su aprendizaje. Va bien.

Pero, ¿qué trae a una profesional de Trinidad y Tobago, con experiencia internacional, a Bogotá? El fútbol, ese raro ‘bichito’.

“Estoy en Colombia para jugar por Santa Fe, estoy disfrutando esta oportunidad y viviendo la experiencia El fútbol es muy incipiente en mi país, yo amo mi posición y es aquí donde puedo disfrutar de jugar fútbol”, asegura.

De su casa recibe apoyo incondicional, llamadas y toda la buena energía. “Mi familia es mi gran soporte, este es mi sueño, es lo que quiero hacer realmente y ellos van a venir de visita”, asegura.

“Estoy realmente muy feliz en Colombia y muy entusiasmada con esta primera Liga profesional, es muy interesante y muy competitiva, al menos en nuestro grupo. Estoy muy contenta de hacer parte de esta historia que está llegando por primera vez a un siguiente nivel, se está reconociendo el papel de la mujer en el fútbol y yo estoy muy feliz de hacer parte de esto”, afirma, desde la comodidad de su fluido inglés.

El reto para ella, que proviene de un país lleno de dificultades, tiene un encanto particular. “Estoy feliz de ver que se incluye una política de respeto por la mujer, la inclusión y la lucha por la no violencia contra la mujer porque he tenido muchas experiencias difíciles, muchas de mis estudiantes y compañeras fueron violentadas, abusadas e incluso asesinadas y saber que podemos usar el fútbol como plataforma para defenderlas y ayudarlas y luchar contra la violencia es muy bueno”, comentó.

Su objetivo final se ve claro desde ahora: “Después del torneo espero continuar en mi país con una organización en defensa de las mujeres que sufren abusos”, asegura.

¿Y el español? “Despacio, despacio”, dice entre risas.

Pues sí, despacio, a la velocidad que se mueve su nueva ciudad, sin duda lo que más impacto le ha causado a esta isleña en Bogotá.

“¡El tráfico es loco! No se parece a mi ciudad y a mi país, nunca vi nada así. Pero me he sentido muy bien, he estado paseando y conociendo algunos sitios históricos y lo estoy disfrutando mucho”, aseguró.

¿Y si intenta aprender español en un círculo nuevo de amigos, con un novio…? “¿Novio? No. Todavía no (risas). Sí tengo dos compañeras de apartamento, Leicy y Lady, nos conocimos desde los Juegos Panamericanos y ellas han hecho que mi estancia aquí sea muy feliz”, dijo. Bueno, por algo se empieza.

Jenny Gamez
Editora de Futbolred

Publicidad