Los secretos de un Tigres que es sorpresa en el Torneo de la B

Los secretos de un Tigres que es sorpresa en el Torneo de la B

El equipo 'felino' dejó de ser Expreso Rojo, un cambio que le ha dado aire en la camiseta.

Ethan González es el artillero del equipo cundinamarqués, con 6 goles en 11 fechas.

Ethan González es el artillero del equipo cundinamarqués, con 6 goles en 11 fechas.

Foto: Oficina de prensa de Tigres FC

28 de abril 2016 , 08:14 p.m.

Sin hacer mucho ruido y sin ocupar muchos espacios en la opinión pública, Tigres F.C. hace una campaña notable en el Torneo Águila 2016. Sus 18 puntos en la tabla, el cuarto lugar en el campeonato y tan solo dos derrotas en 11 partidos disputados lo tienen en el grupo de los de arriba y lo catalogan como la gran sorpresa en el fútbol de la B.

FUTBOLRED contactó a dos de las cabezas más visibles de este proyecto, que está dando sus frutos y que espera seguir por buen camino. El director técnico, Jhon Jairo Bodmer, y el goleador del club cundinamarqués (6 tantos), Ethan José González, nos contaron algunos secretos de esta manada de ‘felinos’ que ya da de qué hablar.

¿Cuál es el secreto de este Tigres, que ha hecho una gran campaña en el presente Torneo?

J. J. Bodmer: No sé si hablar de receta mágica en estas situaciones, pero haber iniciado en junio con un proyecto más estructurado y bien planeado; encontrar futbolistas con buenas condiciones que se acomoden y amolden en todos los aspectos a lo que el club quiere y se planteó como idea.

Pienso que en lo psicológico también se han acoplado a las nuevas exigencias de Tigres, han sabido expresar la mentalidad y el modelo que queremos transmitir en cada uno de los partidos. Creo que ha sido una labor entregada y hemos encontrado lo que deseamos. Por ejemplo, en el cierre del año pasado ya empezamos a dar muestras de un mejor nivel futbolístico, cerramos el año perdiendo uno de los últimos juegos disputados y hoy hemos logrado extender ese buen momento.

¿Qué diferencias ha encontrado entre el Expreso Rojo anterior y el ahora Tigres F.C.?

J.J.B.: El cambio ha sido del cielo a la tierra. Desde el año 2012 al equipo y a los directivos les ha tocado lidiar con un proyecto con bajos recursos y eso no es fácil. Afortunadamente, el presidente ha logrado estabilizar gran parte de esa economía y este nuevo nombre e institución, si se puede decir, le ha cambiado la cara al plantel. Pienso que este cambio de nombre les ha abierto la cabeza a los jugadores y les ha dado un nuevo aire en la camiseta.

Las condiciones de trabajo han mejorado, contamos con unas instalaciones cómodas y adecuadas para entrenar, se puede viajar en avión, hoteles más cómodos, implementos apropiados de trabajo y estamos al día con todas las obligaciones con los jugadores y trabajadores. Anteriormente no contábamos con las condiciones idóneas que requiere un equipo profesional y no porque los directivos no quisieran, sino que eran las circunstancias y tocaba acomodarnos a los que había.

futbolred

El joven técnico Jhon Jairo Bodmer tiene experiencia en el Torneo de Ascenso. Foto: cortesía de Jefatura de Prensa de Tigres FC.

¿Cree que por ser un equipo conformado por jóvenes le será más difícil mantenerse en la parte alta de la tabla?

J.J.B.: Esto es muy largo todavía y falta mucho. Hay equipos de historia, como Unión Magdalena y Cúcuta, que ahora están afuera de los ocho, pero sabemos que en cualquier momento van a empezar a coger ritmo y todos sabemos que son clubes con un poder económico que no tenemos nosotros, los de menos trayectoria e hinchada. En cierta forma eso va a pesar en favor de ellos y tenemos que tomar una buena ventaja en puntos.

Pero el plantel nuestro, a pesar de ser joven, cuenta con jugadores que tienen trayectoria y recorrido en la B; es el caso del arquero César Giraldo, los defensas Carlos Lazo y Jorge Lozano; Hárrison Mancilla, Ethan González y Johan Muñoz, futbolistas que ya tienen ascensos y finales encima. Son jóvenes, pero con trayectoria. No son tan amateur, está combinado el tema.

El goleador ‘atigrado’, Ethan González, también se destapó

¿Cuál es su objetivo personal con la camiseta de Tigres F.C.?

E. González: Lo primero es el título, aunque sabemos que no es fácil por la calidad de equipos que hay en el Torneo de la B, pero llegar al grupo de los ochos y disputar las finales sería muy positivo para nosotros. En lo individual, la idea es hacer historia con el equipo y de acá salir a un club grande en Colombia o llegar a la primera división.

También tengo el anhelo de marcar diferencia en el campeonato con mis anotaciones, los goleadores son jugadores que tienen gran mercado y espero ser parte y tener mi oportunidad de figurar en la primera plana del país. Para esta temporada me he trazado el propósito de hacer 20 goles en este Torneo Águila, trabajo duro para que se me cumpla ese sueño (risas).

A un goleador como usted, ¿cree que le han faltado más oportunidades para llegar a un equipo de más historia?

E.G.: La verdad pienso que no me han faltado oportunidades. Desde que empecé con The New Soccer conté con el respaldo de los profesores Carlos Ruíz y Mauricio Cercado, a quien les envío un especial saludo, ellos me abrieron el camino para luego llegar a Caterpillar y a la Escuela Banfield.

Luego de toda mi etapa de formación, tuve la opción de seguir creciendo en mi carrera deportiva. Siempre ha estado intacto el anhelo de llegar a un equipo de fútbol profesional, y creo que ya estar en la Primera B es una ventaja muy grande para mostrarme y seguir en ascenso. Oportunidades se me han presentado y tengo la ilusión de que irán llegando a su debido tiempo.

Tampoco he tenido ese afán de irme rápido o con la urgencia de buscar otro equipo de más nombre, sé que también estoy ganando en experiencia, creo que con goles me voy generando un espacio para ser tenido en cuenta, no es hablando, sino demostrándolo en la cancha. Toca ir paso a paso.

¿Qué anécdotas le ha dejado su paso por la Primera B?

E.G.: Sin dudas, los viajes en avión me ponen mal (risas). Siempre me ha generado temor volar y esos recorridos largos siempre me han dado más de un susto. Recuerdo el vuelo a Popayán, había mal tiempo y las turbulencias hicieron de las suyas. Los fuertes movimientos del avión me generaron tanto susto, que le pedía al piloto que se devolviera o aterrizara en donde fuera, porque ya estaba perdiendo la cabeza. Mis compañeros me tuvieron que tranquilizar y mantenerme agarrado sobre la silla mientras me calmaba. Espero no repetirlas o sino toca que me duerman antes de subirme a un aparato de esos de nuevo (risas).

César Dussán
Especial para Futbolred

COMENTAR
GUARDAR