"El gol que le anoté a Pasto con DIM, me cambió la vida": 'Mao' Molina

"El gol que le anoté a Pasto con DIM, me cambió la vida": 'Mao' Molina

El referente del 'poderoso', habló con FUTBOLRED de sus gustos y recuerdos de su carrera deportiva.

El 'Mao' está feliz de regresar al equipo que lleva en el alma.

El 'Mao' está feliz de regresar al equipo que lleva en el alma.

Foto: Archivo ETCE

30 de abril 2016 , 12:18 p.m.

Este 30 abril, Mauricio Molina cumple 36 años. El volante del Deportivo Independiente Medellín no podrá celebrarlos en el terreno de juego, pues un desgarro grado uno lo tiene alejado de las canchas. Sin embargo, las felicitaciones y muestras de afecto, no escasearán.

Aunque inició su carrera en Envigado y luego pasó por Santa Fe, Molina Uribe encontró el verdadero amor en 2001, cuando vistió por primera vez la camiseta del ‘poderoso’. Mauricio Alejandro es un trotamundos: jugó en México, Emiratos Árabes, Argentina, Paraguay, Serbia, Brasil y Corea del Sur. Y ahora, después de 11 años de ausencia, volvió a su hogar: el DIM.

‘Mao’, ídolo para la afición del Medellín, regresó gracias a una campaña masiva de los hinchas y así como se siente agradecido, carga también con una enorme responsabilidad. El ‘20’ dialogó con FUTBOLRED y reveló aspectos más íntimos de su vida y su personalidad.

¿Qué siente al celebrar su cumpleaños 36 en el Medellín?

“Una gran alegría, lo soñaba. Arrancar bien me sirvió para alivianar la presión y la ansiedad que tenía de volver al equipo. Estoy muy motivado para aportarle al grupo la experiencia que adquirí y ahí vamos, paso a paso”.

Los hinchas fueron fundamentales para su regreso al DIM. ¿Cómo se ha sentido en estos meses?

“Aparte del agradecimiento que siento por los seguidores, hay un compromiso y una responsabilidad muy grande con la institución y los compañeros. Todos los días me levanto con las ganas y la motivación de dar lo mejor de mí”.

Si pudiera elegir un solo gol de todos que ha marcado en su carrera, ¿cuál sería?

“El que le hice a Pasto, jugando para Medellín en el 2002. Me cambió la vida porque yo estaba muy joven y fue la primera vez que marqué un gol tan importante. Y digo que me la cambió porque gracias a eso, los hinchas me tienen como uno de los referentes del equipo”.

¿El título más significativo?

“Diría que dos: el de la Copa América del 2001 con la Selección Colombia, porque es el único que hemos ganado a nivel internacional y yo tuve la fortuna de hacer parte de ese equipo. E indudablemente, el de Medellín en el 2002, después de 45 años de sequía de la institución”.

¿Una alegría en el fútbol?

“Son muchas, no podría elegir solo una”.

¿Y una tristeza?

“Lo que más me dolió, fue quedar eliminados en la semifinal de la Copa Libertadores en el 2003, con el DIM. Ese fue un golpe deportivo muy duro porque había mucha ilusión de llegar a la final”.

¿Un técnico?

“También son dos: con el que inicié, que fue Francisco ‘Bogotano’ González. Fue una persona que me enseñó mucho desde niño, me dio todos los fundamentos técnicos y tácticos, y me ayudó a formar mi carácter como persona. Fue como un segundo papá.

A nivel profesional, me sirvió mucho mi experiencia con Víctor Luna, en el DIM. Al principio, la relación no fue la mejor, pero me hizo crecer como persona y como jugador. Él confiaba en la capacidad que yo tenía y a veces chocábamos en el intento de sacar lo mejor de mí”.

¿Un amigo en el fútbol?

“Tengo varios, pero podría hablar de Jaime Barrientos, que es el más cercano. Jugó conmigo en las selecciones Colombia Sub-17 y Sub-20, y en Envigado. Era arquero y se retiró muy joven, pero nos conocemos desde que tenemos doce años. Otros son (Jhon Javier) ‘Choronta’ Restrepo, Sebastián Botero y David González”.

A propósito de David González, ¿qué puede decir de él?

“Hoy más que nunca, siento que David y yo somos los referentes de este equipo, al ser los más antiguos, por no decir los más veteranos. Tenemos un gran sentido de pertenencia y nos identificamos mucho con el club. Somos grandes amigos y nos mantuvimos así, a pesar de la distancia. Queremos tirar para el mismo lado, de la mano de los compañeros, para lograr grandes cosas”.

Usted estuvo es siete países distintos, ¿Qué extraña de Corea, el último a donde fue?

“La vida tranquila y mucho más familiar. Como se tiene poca vida social, uno comparte más con la familia y me hace falta esa tranquilidad. Igualmente, la seguridad, porque puedes salir a cualquier hora”.

¿Cuál fue la comida que más le gustó en Corea del Sur?

“Kimchi jjigae, que es una especie de sopa, con trozos de tocino y verduras. Allá, el kimchi lo comen casi todos los días; es como un vegetal fermentado y picante”.

¿Y cuál no le gustó?

“En general, soy bueno para comer de todo. Lo que sí no soporto es el brócoli”.

¿Qué costumbre lo sorprendió de ese país?

“La forma de educar, porque a los niños les enseñan pegándoles y los padres están de acuerdo con eso. Los ponen bajo presión para que sean más competitivos, concentrados y disciplinados. Con mis hijos, Alejandro y María del Mar, por ser extranjeros, fue diferente; además, ellos iban a un colegio canadiense”.

¿Qué significa su esposa para usted?

“Laura ha sido mi soporte y mi polo a tierra. Me ha hecho reflexionar en muchos pasajes de mi vida que no han sido buenos y eso me ayudó a crecer y mejorar como persona. No ha sido fácil: empacar maletas y arrancar para otro país, acomodarse nuevamente, con un idioma diferente y sin amigos. Ella ha sido muy valiente, ha aguantado todo y fue fundamental para mi carrera y los logros que he tenido”.

Juliana Sosa Góngora
Corresponsal Futbolred
Medellín
En Twitter: @julysosag

COMENTAR
GUARDAR