Cúcuta y su angustia: podría descender este fin de semana

Cúcuta y su angustia: podría descender este fin de semana

La lucha en la Liga II por no irse a la segunda división, entra en su recta final

Cúcuta Deportivo podría quedar sentenciado al descenso este fin de semana.

Cúcuta Deportivo podría quedar sentenciado al descenso este fin de semana.

Foto: Efraín Patiño

16 de octubre 2015 , 01:54 a.m.

El panorama del descenso, después de que la Liga se puso prácticamente al día (falta un juego entre Patriotas y Nacional, pero no afecta la pelea por la baja), se redujo apenas a cinco equipos, y este fin de semana podría quedar sentenciado, aritméticamente, el regreso del Cúcuta Deportivo a la B.

Si el campeonato terminara hoy, Cúcuta, con 95 puntos, y Uniautónoma, con 99, se irían a la B. Jaguares y Cortuluá tienen 109. Boyacá Chicó es el otro equipo que aún tiene posibilidades de descender, pero está casi salvado: tiene 111 unidades y ya Cúcuta no lo puede alcanzar. Los otros 15 equipos ya no tienen por qué mirar esta tabla en lo que resta del año.

La lucha por el descenso tendrá actividad entre viernes, sábado y domingo. La fecha 16 de la Liga comienza este viernes en Tunja, donde Cortuluá saldrá a buscar una victoria frente a Patriotas, que lo deje a un paso de la salvación total por este año, que podría quedar asegurada el domingo, si Uniautónoma pierde frente al Medellín en el estadio Atanasio Girardot. El partido en el estadio La Independencia comenzará a las 8:00 p. m. y tendrá transmisión de Win Sports.

Cortuluá tiene 14 más que el Cúcuta, cuando quedan 15 por jugar. A Uniautónoma le lleva 10. Si gana y los barranquilleros pierden el domingo, se haría inalcanzable y podría comenzar a planificar la temporada 2016 en la A. Lo mismo sucede con Jaguares, que asegurará una segunda temporada en primera división si el sábado le gana a Millonarios en El Campín.

La esperanza de barranquilleros y cucuteños (y también en Montería) es el mal remate que ha tenido el equipo vallecaucano en la Liga: de los últimos 15 puntos, apenas consiguió uno, frente a Nacional. Así, un equipo que sorprendió en las primeras jornadas y que llegó a meterse entre los ocho y estar cerca de la punta, hoy lucha, además de evitar el descenso, por tratar de acercarse a los playoffs: está a cuatro puntos del octavo, que es Equidad.

"Sabemos que al lado tenemos equipos con mucha más nómina, con mucha más experiencia, pero tenemos la capacidad y el fútbol", le dijo Jaime de la Pava a EL TIEMPO en el mejor momento de su equipo en el semestre. Ahora quiere retomar ese juego.

Otras angustias

Boyacá Chicó, el equipo que menos goles ha marcado en la Liga (seis en 15 partidos), aún no se ha salvado del descenso. Tratará de resolver su futuro mañana a las 2 de la tarde, frente a Águilas Doradas, en Rionegro. Una victoria le asegura un año más en la A, el decimotercero en forma consecutiva.

Chicó trata de dejar atrás la inestabilidad en su juego y el hecho de no haber podido actuar como local en buena parte de la Liga (tenía cuatro juegos aplazados en Tunja, en los que consiguió dos victorias que le permitieron respirar un poquito, 3-2 a Cúcuta y 1-0 a Pasto). También le afectó el hecho de que su técnico, Eduardo Pimentel, estuvo siete fechas afuera por sanción.

En cambio, el que no ha podido levantar es Jaguares, que si fuera solamente por los puntos que ha conseguido desde que ascendió, perdería la categoría. Pero lo terminó favoreciendo el hecho de haber comenzado el año con diez puntos más que Cúcuta y Uniautónoma. El cambio de técnico (Jorge Luis Bernal reemplazó a Carlos Castro en la fecha 5) no le ha sentado a Jaguares, que desde entonces solamente ha podido ganar un partido, 2-1 a Águilas Doradas, el pasado 27 de septiembre. Ese mal rendimiento también mantiene vivas las ilusiones de los dos coleros en la tabla. Y tendrá que enfrentar a un necesitado Millonarios, que aún tiene opciones de clasificar: está a dos puntos del octavo.

Los dos coleros

Uniautónoma parece haber reaccionado tarde. De los últimos siete partidos ganó cuatro, pero ni así ha podido recuperarse de una racha de 15 partidos sin ganar. Y si se da una combinación de resultados, este mismo fin de semana quedaría condenado a volver a la B: eso sucedería si pierde con el DIM, si ganan Jaguares y Cortuluá y si Chicó no pierde en Rionegro.

El que no parece tener salvación es el Cúcuta Deportivo, que, aparte de que necesita ganar, tiene una nómina que se desmorona todos los días (el último en irse fue el ecuatoriano Marlon de Jesús) y va a Manizales, donde no gana ni marca goles desde el 2010. Si empata o pierde, su cuarto descenso quedará sentenciado.

Redacción EL TIEMPO

COMENTAR
GUARDAR
Personalice
Sus favoritos
Aquí puede seleccionar sus equipos y ligas favoritas para consultar noticias y estadísticas
ACEPTAR