La insólita lesión de Dager Palacios con un árbitro

La insólita lesión de Dager Palacios con un árbitro

El volante de La Equidad, que chocó con el juez Gustavo Murillo, dice que solo fue mala suerte.

Dager Palacios, jugador de La Equidad.

Dager Palacios, jugador de La Equidad.

Foto: Archivo EL TIEMPO

01 de septiembre 2015 , 02:33 a.m.

Es bien curioso, en cualquier partido de fútbol en el mundo, que un árbitro sea el causante de la lesión de un jugador. Sí hubo casos, como el de Guillermo ‘Chato’ Velásquez, por allá a finales de los años 50, quien abofeteó a un jugador, Alberto Castronovo, aunque, según argumentó el juez, lo hizo en defensa propia.

Lo extraño es que la lesión se produzca en una acción de juego. Y eso le sucedió al mediocampista Dáger Palacios, de Equidad, quien tuvo que dejar la cancha el sábado, luego de un choque con el árbitro Gustavo Murillo, en el partido que su equipo perdió 2-0 con Atlético Nacional. Palacios se fue de la cancha a los 36 minutos y en su lugar ingresó Dahwling Leudo.

“Fue una jugada muy rápida”, le contó Palacios a EL TIEMPO, mientras esperaba los resultados de una resonancia magnética para conocer la gravedad de su lesión.

“Voy buscando la pelota y veo que le dan un pase a Yimmi Chará, que está dentro del área, prácticamente solo. Yo voy a correr para buscarlo y el juez estaba por delante de mí. Yo le digo ‘¡cuidado!’, y él se mueve hacia donde voy yo. Ahí impacta mi rodilla, la izquierda, con la de él”, explicó.

Palacios dijo que Murillo estuvo pendiente de su salud mientras permaneció en la cancha. “En el momento en que ocurre la acción, él se disculpó. Sintió que estaba mal ubicado”, dijo Palacios. “Él manejó todo bien. Estaba preocupado por el golpe. Lo único que hablamos aparte de eso es que yo no me quería montar en la camilla. Él mismo fue el que me dijo que debía subirme para que me sacaran de la cancha”, añadió.

Aunque desde el sábado no tiene comunicación con Murillo, Palacios expresó que el juez salió a buscarlo. “Cuando se acabó el partido, el árbitro fue a buscarme para ver qué me había pasado. Esto fue acción fortuita. Uno nunca espera que le pase una jugada de estas, pero, bueno, estas también son cosas del fútbol”, aseguró.

EL TIEMPO intentó hablar ayer con Murillo, pero no fue posible tener una reacción del árbitro.

Palacios estará un tiempo fuera de las canchas por esta lesión, aunque aún no se sabe cuánto. Anoche, el médico del equipo, Cristian Quiceno, confirmó que el jugador sufrió una lesión meniscal. “El miércoles le haremos la artroscopia y entonces miraremos la incapacidad, dependiendo si nos toca remodelar o suturar”, explicó.

Ya este semestre, Palacios había sido protagonista de otro hecho que terminó en una grave lesión. Tuvo un choque con el jugador del Medellín Elacio Córdoba, el pasado 7 de agosto. Su rival sufrió una fractura en la tibia derecha. Córdoba tiene una incapacidad de entre cuatro y cinco meses.

La Comisión Disciplinaria del campeonato decidió investigar en ese momento si hubo mala intención de Palacios en la acción, pero al final determinó que se trató de una jugada fortuita. El jugador de Equidad también estuvo muy pendiente de la suerte y de la recuperación de su colega.

“Esto es doloroso, nunca he sido así, no he pensado en lesionar a un compañero. Quiero reiterar las disculpas que ya le pedí a Elacio, a toda su familia y a toda la gente del Medellín. Yo estuve en el equipo, fue una época muy buena para mí, y la gente que me conoce de allá sabe que yo soy buena persona”, declaró Palacios en ese momento al portal Futbolred.

Palacios, nacido en Quibdó, al igual que el juez, tiene 30 años y regresó a Equidad hace un año, tras su paso por Medellín.

Murillo, por su parte, es uno de los nuevos árbitros con proyección en la liga. Debutó el 28 de abril del 2013, en el partido entre Alianza Petrolera y Deportivo Pasto, y ha dirigido 41 juegos en la A, entre ellos el primer partido de la final del semestre pasado entre Cali y Medellín.

Otros casos

El 17 de febrero del año pasado, en el clásico entre Corinthians y Palmeiras, el árbitro central, Raphael Claus, chocó, cabeza con cabeza, con el volante chileno Jorge Valdivia, del equipo visitante. El golpe fue fuerte y Valdivia requirió de atención médica, aunque pudo terminar el partido.

En marzo del 2012 se presentó el caso contrario: el árbitro francés Wilfried Bien terminó con una herida tras recibir accidentalmente un cabezazo de un jugador del Auxerre, durante el partido contra el Toulouse. El golpe le rompió la cabeza. Bien tuvo tiempo de hacer sonar su silbato para suspender el juego. Primero le vendaron la cabeza y luego tuvieron que ponerle varios puntos de sutura, pese a lo cual logró terminar el encuentro.

Redacción Deportes El Tiempo

COMENTAR
GUARDAR
Personalice
Sus favoritos
Aquí puede seleccionar sus equipos y ligas favoritas para consultar noticias y estadísticas
ACEPTAR