Henao: el arquero de los 600 juegos sudando una sola camiseta

Henao: el arquero de los 600 juegos sudando una sola camiseta

El guardameta dl Once Caldas ajustó esa cifra defendiendo al equipo 'albo'. Hablan los históricos.

Juan Carlos Henao es un referente de Once Caldas.

Juan Carlos Henao es un referente de Once Caldas.

Foto: Archivo EL TIEMPO

20 de septiembre 2015 , 09:18 a.m.

En tiempos de fútbol superprofesional, en el que los jugadores suramericanos tienen casi siempre la mira en Europa para asegurar su futuro, una marca como la que consiguió Juan Carlos Henao, el portero del Once Caldas, parece de otras épocas.

Y lo es. Salvo Henao y Bonner Mosquera, que colgó los guayos en 2006 con 524 partidos jugados para Millonarios, todos los jugadores que tienen el récord de haber jugado la mayor cantidad de partidos para los 14 clubes tradicionales del fútbol colombiano se fueron de esos equipos hace más de 15 años.

Henao está a solo ocho partidos de la marca absoluta del fútbol colombiano, los 608 encuentros que disputó Jorge Bermúdez con el que, en esas épocas, todavía se llamaba Atlético Quindío, entre 1967 y 1983. Y ya renovó para jugar un año más, hasta el 31 de diciembre de 2016.

“Ahí está el viejito (Henao), con 43 años, para que vea…”, dice hoy Bermúdez. “Pero a él en su momento también le tocó chupar banca. Nosotros en Quindío tuvimos a un arquero que se llamaba Higinio Hinestroza: fue a Nacional, allá estaba Raúl Navarro y nunca lo pusieron a tapar, tuvo que devolverse… Henao se ganó el puesto”, asegura un zaguero que fue inolvidable para sus rivales… y para sus canillas, sus tobillos…

“Yo pude haber jugado muchos partidos más. Una vez me iban a meter una suspensión como dos meses, por haber fracturado a Apolinar Paniagua (delantero paraguayo de Millonarios). El juez ni pitó falta: yo voy con el pie hacia adelante y Paniagua patea y se fractura. Duré como un mes parado y el presidente del Quindío tuvo que ir a Bogotá para que me dejaran jugar”, recuerda.

Los torneos de antes eran incluso más largos que el actual. Hoy, un equipo que no entre a cuadrangulares juega 40 partidos al año. Antes eran 52. Pero no era fácil, sobre todo para los colombianos, sumar partidos.

“En la época en que nosotros surgimos, no jugaban sino dos o tres colombianos y el resto eran extranjeros, entonces había que tener unas cualidades enormes para poder jugar”. El que habla es Alfonso Cañón, el mejor jugador bogotano de todos los tiempos, el que más veces se puso la camiseta de Santa Fe (520 partidos) y el máximo goleador del equipo en la Liga (141 tantos).

Con esos antecedentes, no deja de ser meritorio que, de los 14 clubes tradicionales, en 13 de ellos el jugador con más partidos sea colombiano. El único extranjero es el uruguayo Ómar Verdún, que jugó 323 partidos para el Cúcuta Deportivo.

“Justo en mi posición siempre traían extranjeros de mucha capacidad y mucho renombre. Me superé, fui mesurado, tuve paciencia y les aprendí a todos: César Cueto, Roberto Cabañas, Julio César Uribe, Sergio Santín, Marco Etcheverry…”, asegura Álex Escobar, el jugador con más partidos en el América (580). “La clave fue el profesionalismo, la pasión, la intensidad y los deseos de superación”, agrega.Símbolos

Normalmente, los jugadores que tienen los récords con un solo club siempre entran en la lista de los símbolos. Bermúdez, sin haber logrado ningún título con el Quindío, es muy querido en Armenia. Y hay casos internacionales, como el de Rogerio Ceni, el jugador activo con más partidos profesionales (1.192, 1.117 de ellos con São Paulo).

“Acá tenemos en São Paulo al referente mundial en ese sentido. Acá es un mito. Le acabamos de celebrar 25 años con el club. Dicen que se va en diciembre, pero es admirable ver cómo se entrena, es un señor a carta cabal y es una alegría dirigirlo”, dice Pompilio Páez, asistente de Juan Carlos Osorio y, él mismo, poseedor de un récord: es el jugador con más partidos jugados en el Deportivo Pereira (364, entre 1981 y 1988 y entre 1990 y 1994). “El que me sigue en el Pereira debe tener unos 150, 160 partidos, así que va a ser difícil que me alcancen”, asegura.

Es difícil que un jugador actual pueda alcanzar las cifras de partidos jugados de los poseedores de las marcas. Henao, un portero que en la era de los zapatos multicolores aún ataja con guayos negros, parece de otra época…

“Hoy los jugadores se van muy rápido y cambian de un equipo a otro. Además, siento que no tienen el carácter ganador, la pasión. El futbolista de hoy no es tan apasionado como nosotros”, dice Álex Escobar.

“Yo nunca salí del país, para nada. El que sí aprovechó fue mi hijo Jorge Hernán, que se fue al Benfica y a Boca. Al contrario, acá era muy duro. Apenas terminaba el partido tocaba hacer cola para que nos pagaran la mitad de la quincena. Y si uno decía que no jugaba lo amenazaban con sacarlo, que nos acusaban con la Dimayor. Entonces había que seguir dándole…”, recuerda Bermúdez.

A Henao le queda año y dos meses para dejar atrás la marca de Bermúdez y tratar de acercarse al récord absoluto del fútbol colombiano, en poder de Gabriel Berdugo, otro recio defensa central que jugó 733 partidos para América, Junior, Unión Magdalena y Once Caldas.

“Estoy agradecido con la vida porque no es fácil llegar a 600 partidos con una misma camiseta, tampoco lo es renovar contrato casi con 44 años; sin embargo, los directivos me dicen que me lo he ganado por lo que he demostrado todo este tiempo”, aseguró Henao el miércoles, cuando firmó su nuevo contrato. Ya es un símbolo del Once Caldas. Algo que por estos tiempos ya no se ve tan seguido.

José Orlando Ascencio
Subeditor de Deportes
EL TIEMPO
* Con reportería de Ramón Andrés Salazar

COMENTAR
GUARDAR