"Es gratificante tener la oportunidad de seguir brillando": Copete

"Es gratificante tener la oportunidad de seguir brillando": Copete

El extremo habló con FUTBOLRED de la lesión y cómo se ha sentido desde su retorno a la canchas.

Jonathan Copete, delantero del Atlético Nacional.

Jonathan Copete, delantero del Atlético Nacional.

Foto: Guillermo Ossa/EL TIEMPO

15 de octubre 2015 , 01:24 p.m.

Jonathan Copete se define como una persona que siempre está alegre. Sin embargo, la fractura de mandíbula que sufrió en el encuentro frente al Junior el 29 de julio en la Copa Águila, se la quitó momentáneamente.

Para su esposa Maryury y su hijo Jonathan Alexander, fue duro verlo así. “El niño me preguntaba que qué me había pasado porque no pudo ver la jugada. Fue difícil para ellos porque percibían que yo me sentía mal y con tristeza. Pero siempre estuvieron ahí apoyándome”, recuerda el caleño.

Estando por fuera, Atlético Nacional pasó por una mala racha en la que perdió en condición de local frente al Once Caldas y también cayó el clásico con el Deportivo Independiente Medellín. Para Copete, fue complicado vivir eso mientras se recuperaba y no poder ayudar a revertir la situación.

“Pasamos por un momento en el que a nadie le gusta estar, pero el grupo demostró que somos un equipo fuerte y que siempre quiere dar lo mejor para que la gente disfrute”, agrega.

El 21 de septiembre, después de casi dos meses sin competir, regresó en el partido que los verdes empataron sin goles frente a Cortuluá. Fueron 13 minutos en los que trató de mostrarse como si nunca se hubiera ido. “Sabía que iba a ser difícil superar lo que pasó, más porque estaba haciendo las cosas bien. Recomenzar fue difícil, pero es gratificante saber que tengo la oportunidad de seguir brillando”.

Una de las inquietudes que se generó en el cuerpo técnico era si el futbolista sentiría miedo de recibir algún contacto y él les demostró que no. De hecho, dice que busca el balón como si nada hubiera sucedido y que no le teme a ir a chocar. “Estoy metido en cada jugada. Sería muy bonito anotar, incluso de cabeza, para poder festejar”, agrega.

Además de su aporte dentro del terreno, hay otro que es tal vez igual o más importante: la felicidad que irradia. Él se considera “muy sociable” y trata de transmitir su energía y ganas a los demás. “Me río por todo o por nada, eso también hace parte del estar saludable. Todo el tiempo le digo a mi hijo que hay que reírse”, expresa.

Luis Carlos Ruiz y Alejandro Guerra, son sus mejores amigos dentro del plantel. Con ellos comparte concentraciones y charlas. “Cogemos de tema a otro y no lo soltamos. Andamos para arriba y para abajo juntos, se formó una muy buena amistad”, señala.

Hombre de familia

Los ratos libres, Copete los dedica a compartir con su esposa y su hijo, quien tiene siete años. Jugar PlayStation, montar en bicicleta y patinar, son sus actividades favoritas para hacer con ellos.

A Jonathan Alexander también le gusta el fútbol y por eso, su padre le da consejos. El niño es un volante “por dentro”, al que le va bien recuperando y entregando la pelota. “Cuando lo veo un poco aburrido, hacemos trabajitos en la casa para que toque bien el balón o se sepa girar. Me gusta que vaya aprendiendo, no solo como futbolista sino también como persona”, concluye.

Juliana Sosa Gongora
Periodista Futbolred
Medellín
En Twitter: @julysosag

COMENTAR
GUARDAR