Burián e Ibargüen, seguridad y picardía en el título tolimense

Burián e Ibargüen, seguridad y picardía en el título tolimense

El arquero uruguayo y el mediocampista vallecaucano fueron fundamentales en la final.

15 de enero 2015 , 05:24 a.m.

A falta de Yimmi Chará, el de mostrar en el Deportes Tolima, otros fueron los encargados de brillar en el equipo ‘Pijao’, que obtuvo este miércoles el título de la Copa Colombia. En el arco, un ‘candado’ uruguayo mostró ímpetu, y en el frente de ataque un vallecaucano de 22 años bailó con buen fútbol en el césped del estadio El Campín.

Lea aquí: Deportes Tolima es el nuevo campeón de la Copa Colombia

Así, Leonardo Burián y Andrés Felipe Ibargüen fueron las figuras tolimenses en el duelo frente a Santa Fe; ambos, a su manera, fueron fundamentales en el juego en Bogotá, que aunque cayeron 2-1 contra los ‘cardenales’, se quedaron con la gloria y el cupo a la Copa Suramericana 2015.

Burián, seguridad y confianza

Con 30 años, el uruguayo Leonardo Fabián Burián Castro llegó este año al Tolima con nueve años de experiencia en el fútbol de su país, con cuatro títulos en su hoja de vida, todos ellos conseguidos con el tradicional Nacional de Montevideo.

Burián, quien también jugó en Bellavista y Club Atlético Juventud, tuvo buenas atajadas frente a los atacantes de Santa Fe, estuvo seguro en el juego aéreo y fue un líder en la zaga del vinotinto y oro. El guardameta apareció en momentos vitales, impidiendo el anhelado gol del equipo bogotano, que hubiera obligado a ir a la lotería de los penaltis.

Mucha seguridad y confianza, es la que le ha transmitido Burián al Tolima, y Alberto Gamero puede dormir tranquilo con un arquero de peso en su arco.

Ibargüen, un pícaro que hace un año jugaba en la B

Andrés Felipe Ibargüen fue el jugador más desequilibrante del Tolima en El Campín; siempre movió a la defensa santafereña, los encaró y les ganó en cada mano a mano; además manejó los hilos del ataque ‘pijao’, haciendo el papel del ausente Yimmi Chará.

Este vallecaucano de 22 años, quien el año anterior estaba en Bogotá FC, y antes estuvo en el Cortuluá, de la segunda división, ha sido la grata sorpresa del campeón de Copa. Su carrera está en franco ascenso, y con su picardía y talento, ya se espera que sea la nueva revelación del fútbol colombiano. Un fruto más de los buenos veedores que tiene el Deportes Tolima.

Redacción Futbolred

COMENTAR
GUARDAR