Copa Sudamericana

Flamengo, de Reinaldo Rueda, falló en casa de Independiente: cayó 2-1

La ida de la final de Copa Sudamericana se jugó a ritmo loco y premió el ímpetu de los argentinos.

FOTO: EFE

Martín Benitez (d) de Independiente disputa el balón con el colombiano Cuellar, de Flamengo.

Actualizado hace 4 dias

Independiente hizo respetar su campo, remontó y venció 2-1 a Flamengo, en un partido de ida de semifinal de Copa Sudamericana pleno de entrega, despliegue físico y bonitos goles. Pegó primero el equipo argentino, pero a los dirigidos por Reinaldo Rueda aún les quedan 90 minutos para pelear el título.

Flamengo se animaba a la sorpresa en el inicio del juego y anotaba el primer tanto del juego al minuto 8. A la salida de un tiro lbre de Trauco, se anticipó Rever y superó a la zaga de Independiente.

Pero el gol, lejos de intimidar a los locales, los motivó. Dueño de la pelota, se fue con todos sus hombres por el empate y lo tuvo dos veces: la primera al 23 que sacó la zaga en la raya y la segunda al 25, en un atajadón del arquero César al tiro libre de Barco. Era una tromba Independiente, que no igualaba por pura mala fortuna.

Hasta que al fin llegó la igualdad en un contragolpe letal, una recuperación en el medio y Giglioti castigó con una definición al palo izquierdo del cuarto arquero de Flamengo (todos los demás se lesionaron antes de la final).

El complemento tuvo el mismo inicio frenético, con Independiente jugado por la victoria y Flamengo mostrando fisuras en defensa.

Ante la debilidad, al minuto 52 cayó el segundo. Buscó el camino por la izquierda Barco y soltó un centro que no dejó caer Meza en la definición para anotar un 2-0 de lujo, una belleza de gol.

Sobre el minuto 65 se sacudió un poco el equipo del DT Reinaldo Rueda y tuvo un par de aproximaciones para gol, aunque sin mucho peligro.

Quiso Flamengo sobre el final pero le faltó acierto y a Independiente ya no le quedaron arrestos físicos para aumentar la ventaja.

La revancha será el próximo 13 de diciembre, en el mítico estadio Maracaná.

 

Redacción Futbolred

Sigue bajando para encontrar más contenido