Colombianos en el Exterior

Números que hablan del gran momento de James y su influencia en Bayern

El colombiano vive un momento dulce después de meses aciagos en Real Madrid. ¡Enhorabuena!

FOTO: REUTERS

Sacrificado en marca y en ataque, el colombiano sigue rindiendo y convenciendo a su entrenador.

Actualizado hace 4 dias

James Rodríguez ha vuelto a sonreír en Bayern Múnich. Y ya no lo hace para agradar a nadie sino porque realmente ha vuelto a sentirse el jugador desequilibrante de siempre, ahora con el reconocimiento justo.

En el último partido de Champions, un triunfo contra PSG por 3-1, que dejó al equipo segundo del grupo B con los mismos 15 puntos del líder pero peor diferencia de gol, el trabajo del colombiano fue ejemplar.

Las estadísticas hablan de 121 toques en el partido, 92 pases con el 84 por ciento de precisión, 5 pases con peligro (el que más lo intentó contando a los dos equipos) y 6 remates a puerta.

Pero más que eso, el 11 fue determinante en los dos primeros tantos del Bayern. En el primer gol, la jugada la inició Franck Ribey con un pase a James, quien ganó la línea de fondo y soltó un centro que Kingsley Coman bajó con la cabeza para que Lewandowski definiera.

El segundo gol llegó en el minuto 37, con un remate de cabeza de Corentin Tolisso a gran centro de James desde la izquierda.

Si se compara con Lewandowski, sólo registra tres intentos para gol y 15 pases correctos de 21 intentos. Con Ribery, su precisión en el pase sólo llegó a 78 por ciento. Alaba, el que más se acerca, tuvo 85 por ciento de efectividad pero no pesó en pases para gol.

Es un hecho que el Bayern siente el peso de su presencia en ataque y eso se refleja en las 4 victorias consecutivas del equipo en Champions, todas con el 11 en el campo.

El sacrificio, la otra gran noticia

Son buenos los números de James. Y eso que todavía no contamos la mejor parte.

Aquellos que criticaron su falta de compromiso en las tareas de marca bien puede revisar la estadística: contra PSG, James completó 11 cruces y 5 interceptaciones.

Y volvemos a la comparación con los hombres de ataque: 2 recuperaciones de Lewandowski, 5 de Tolisso (autor de dos tantos), un cruce de Alaba.

Se esfuerza James, se prodiga durante el tiempo que le den en cancha, se hace necesario, lenta pero firmemente. Y en el banquillo lo ven y lo valoran: “Es evidente que James se siente bien y juega cada día mejor. No sólo es un gran jugador sino además corre todo el campo”, dijo el técnico Heynckes.

Quiere quedarse. Y en partidos exigentes, como este ante un de los mejores equipos de Europa actualmente, lo ha dejado suficientemente claro.

Redacción Futbolred

Sigue bajando para encontrar más contenido