Cruzeiro le ganó 5-3 en penales al Flamengo en la final de Copa Brasil

Cruzeiro le ganó 5-3 en penales al Flamengo en la final de Copa Brasil

Los dirigidos por Reinaldo Rueda se quedaron, por ahora, sin cupo directo a la Copa Libertadores.

Gustavo Cuellar y Orlando Berrío fueron titulares en la derrota de Flamengo en la final de la Copa de Brasil.

Gustavo Cuellar y Orlando Berrío fueron titulares en la derrota de Flamengo en la final de la Copa de Brasil.

Foto: EFE

27 de septiembre 2017 , 07:49 p.m.

Cruzeiro conquistó este miércoles el título de la Copa do Brasil, el segundo torneo en importancia del país, y garantizó automáticamente estar en la Copa Libertadores de 2018 al imponerse al Flamengo en la definición por penaltis (5-3) tras el empate sin goles en el partido de vuelta de la final.

En el partido de ida, disputado hace tres semanas en el estadio Maracaná de Río de Janeiro, el Cruzeiro cosechó un valioso empate por 1-1 como visitante, que lo dejó en ventaja por tener que definir en casa, el estadio Mineirao de Belo Horizonte.

Para el Cruzeiro anotaron los penaltis Henrique, Leo, Hudson, Diogo Barbosa y Thiago Neves mientras que los del Flamengo fueron convertidos por Paolo Guerrero, Juan y Miguel Trauco. El portero Fabio atajó el penalti cobrado por el flamenguista Diego y se convirtió en el héroe del título.

La conquista le permitió al Cruzeiro sumar cinco títulos de la Copa do Brasil e igualar al Gremio como el club que más veces ha vencido este torneo. El fla, que fue campeón por última vez en 2013, buscaba su cuarto título.

El resultado supone la primera derrota en una final del colombiano Reinaldo Rueda como técnico del Mengão. El Cruzeiro garantizó el primer cupo de un club brasileño en la Libertadores de 2018, ya que los otros cuatro que se clasifican directamente para la competición dependen de las posiciones del Campeonato Brasileño, en el que aún faltan varias jornadas.

En el Flamengo estuvieron los colombianos Orlando Berrío y Gustavo Cuéllar y los peruanos Paolo Guerrero y Miguel Trauco, y en su camino a la final dejaron por el camino al Santos en cuartos y al Botafogo en semifinales.

El partido fue muy parejo en el primer tiempo, con oportunidades para ambos conjuntos, pero ninguna de verdadero peligro. Mientras que el fla intentó con Guerrero siempre esperando un pase adelante y Berrío con jugadas de velocidad por la derecha, el Cruzeiro tuvo que depender de Arrascaeta en el ataque debido a que Robinho, que finalmente tuvo que retirarse, casi no apareció.

En el segundo tiempo, el centrocampista Diego comenzó a aparecer más, a juntarse un poco más con Guerrerro y a surtir balones en los ataques del Flamengo, pero el club de Río de Janeiro siempre chocó con una defensa muy bien montada por el Cruzeiro.

La falta de pólvora de los delanteros selló el empate sin goles en el tiempo reglamentario y llevó la decisión a los penaltis. La final, asistida por 61.017 espectadores, permitió al Mineirao alcanzar un nuevo récord de público al superar los 58.141 asistentes que vieron la histórica goleada por 7-1 que Alemania le propinó a Brasil en el Mundial de 2014.

EFE

COMENTAR
GUARDAR