Martes, Mar 19, 2013 Actualizado hace

futbolred.com

  • Unase a la jugada
  • RSS
    • Noticias en formato RSS
Búsqueda

Fútbol colombiano, cuna de pasión y degradación

| Comentarios (5)
Autor: Juan Manuel Toro Monsalve 

El fútbol es una cosa rara. Contiene una serie de ingredientes que lo convierten en algo complejo. Ningún deporte en el mundo maneja las sensaciones y pasiones que se desbordan con un pitazo inicial. Por el fútbol, países han ido a la guerra, firmado treguas, hasta abrazos imposibles se han sellado.

Colombia es un país con condimentos especiales que permite al fútbol asentarse fácilmente con todos sus efectos y condiciones, lo que sumado a la coyuntura del país genera un efecto especial en la forma de percibir el deporte rey por excelencia.

Visitar un estadio en Colombia se volvió un trajín aburridor y pesado. Tiempos en los que ir a fútbol el domingo se convertía en el plan familiar hoy son observados con nostalgia por aquellos que se alejaron de los escenarios por el auge de las barras bravas. Es cansón y desgastador llegar a un estadio de las ciudades capitales y toparse con el grueso de las hinchadas, sin mencionar lo percibido en las carreteras del país con el desplazamiento masivo de hinchas.

Pese a que la mayoría verdaderamente asiste a un partido con el ánimo de alentar a su equipo del alma, da mal gusto abrirse camino a cualquier tribuna y toparse con esos personajes encubiertos bajo los colores de una divisa, metiendo droga, ingiriendo licor y pidiendo a cuanto peatón pasa una moneda para su boleta; y Dios se apiade de aquel que no dé siquiera $50 pesos que le sobren: es tildado de falso, insultado y muchas veces increpado y robado por no bajarse de unas cuantas monedas.

Sin embargo, es el abrebocas de lo vivido previo a un simple partido en aquel sitio que de la noche a la mañana se convirtió en un título de propiedad privada para las hinchadas: la popular.

El problema en los estadios desbordó la problemática del país. El fútbol se convirtió en la excusa para exteriorizar emociones retraídas durante la semana. Hambre, desempleo, falta de oportunidades y represión policial son las consignas usadas por los barristas para justificar su accionar. "Es que somos resultado de la situación del país", afirman. Asimismo, cuestionan a la sociedad y los medios de comunicación por juzgarlos como responsables de los hechos presentados en los estadios, donde ellos son los principales protagonistas.

No más convalecencia con estos vándalos. Es injusto tildar a toda una barra, pero lastimosamente el lenguaje que ellos practican durante los encuentros es de delincuentes. Pese a que existen barras organizadas, caso Los Del Sur del Atlético Nacional con proyectos sociales e incluso con escuelas de formación deportiva, y otras como Lobo Sur del Pereira y la Guardia Albirroja de Santa Fe que manejan una hermandad y hospitalidad dignas de imitar, surge un planteamiento: sus líderes, aquellos que salen en los medios a implorar porque no se les tilde de antisociales, son incapaces de controlar a su manada o, por el contrario, manejan un alto nivel de complicidad con aquellos que no van a un campo de fútbol sino más bien a uno de batalla.

Sumémosle a esto a la gran cantidad de menores de edad que hacen parte de estas barras y aprovechan su condición para efectuar sus actos, haciendo difícil la tarea de judicialización por parte de las autoridades debido a que el código del menor es flexible con ellos. Delinquen como adultos pero se les debe tratar penalmente como niños, ¡que paradoja!

Ante ese panorama y la situación actual de los equipos, el fútbol colombiano está enfrascado en una crisis sin precedentes. Clubes que no pagan seguridad social, parafiscales, sueldos e impuestos son el pan de cada día. Pero lo más preocupante es la incapacidad del Estado para actuar y controlar esas deficiencias que hacen florecer la característica innata en el gen de la nación: hacer todo a la colombiana; a las carreras; a la guachafita.

En un país con una federación de fútbol seria, los clubes hace rato estarían bajo cintura y la ley para controlar la organización y actuaciones de los clubes hace rato funcionaría. Los equipos serios apenas alcanza para contarlos con los dedos, pero de una sola mano. Si fuera éste un fútbol constituido, el campeonato hace rato se jugaría por cuatro equipos a lo sumo. Además existe una falta de gestión para agilizar el trámite ante el Congreso de la ley que permitirá vigilar las acciones tanto de los equipos como de los aficionados en los estadios. Pero como ocurre siempre, existen otras "prioridades", mientras que los clubes siguen quebrados y los aficionados se matan por una camiseta.

El fútbol en Colombia funciona a la inversa, en vez de reunir la multitud en una sola pasión, el auge del barrismo la está espantando y dividiendo. La hermandad y el contraste de camisetas en todo el estadio se tiró al lastre con la división de tribunas para evitar brotes violentos por intolerancia.

La cita en la tardes del domingo es cosa del pasado, con la televisión la fecha se fragmentó y la esencia del fútbol se transformó para dar paso al negocio de la pantalla chica. Experiencias vistas en Argentina e Inglaterra deben servir de retrovisor para que el problema colombiano no pase de castaño a oscuro.

El gobierno, como cabeza visible del Estado, el Legislativo, dirigentes del fútbol, autoridades e hinchas están obligados a reflexionar acerca de la situación en que se hundió el fútbol en Colombia antes que raspe el fondo donde se sumió. El diagnóstico está hecho, simplemente se tiene que actuar.

Abajo están listados los blogs que hacen referencia a esta entrada: Fútbol colombiano, cuna de pasión y degradación.

URL de TrackBack de esta entrada: http://www.futbolred.com/blogs/cgi-bin/mt-tb.cgi/3039

Perfil

Por Equipo Futbolred.com


El usuario de Futbolred.com es pasional pero sereno. Es una persona que sabe de fútbol, que lo disfruta, que lo conoce. Si cree que su opinión tiene el peso suficiente para generar una discusión, si está listo para recibir los comentarios de otros usuarios de este portal, si considera que tiene una idea lo suficientemente buena que debe ser compartida o si simplemente tiene los argumentos para criticar algún detalle del fútbol que no le gusta, escríbalo: este es el espacio para hacerlo. El usuario es usted y para escribir un blog sólo tiene que registrarse en Futbolred.com y enviarle un texto a nuestro Editor Gabriel Briceño (gabbri@eltiempo.com.co), quien será el que finalmente publique su texto. Ya sabe, Futbolred.com es de todos, empiece a ejercerlo y hágalo con toda la seriedad del caso.


Descripción

Este espacio está creado para que todos los usuarios de Futbolred.com tengan la oportunidad de opinar y la experiencia de ser bloggers del principal portal de fútbol que hay en Colombia. Por supuesto, buscamos excelencia, buscamos opiniones sólidas, historias fuertes, argumentos de peso y eso es lo que se encuentra en este blog en el que se publican los mejores textos de nuestros lectores. ¿Qué espera para enviar el suyo? El correo electrónico gabbri@eltiempo.com.co está abierto para todos.



Este blog tiene una Licencia Creative Commons.

publicidad

Sobre esta entrada

Esta página contiene una sola entrada realizada por Hinchas Futbolred y publicada el 14 de Febrero 2011 2:46 PM.

Lastimosamente no va a ser eterno es la entrada anterior en este blog.

El renacer francés, un ejemplo para Colombia es la entrada siguiente en este blog.

Encontrará los contenidos recientes en la página principal. Consulte los archivos para ver todos los contenidos.

Recomendados en

Facebook

publicidad