Opinión

Homenaje a la radio, por Nicolás Samper

Esta semana se conmemoró el día especial de este importante medio de comunicación. Para el recuerdo.

Por: Redacción Futbolred
Imposible sumar el tiempo que le he dedicado, primero como fiel oyente, de esos que cargaban un transistor de dos bandas por la calle y ahora hoy que me gano la vida haciendo lo que años atrás oía a través de los audífonos. Y ahora, a propósito que esta semana se celebró del Día Mundial de la Radio, empecé a recordar que un día descubrí en el dial que se sentaban en la misma cabina Óscar Restrepo, Esteban Jaramillo y Jaime Ortiz Alvear. Era el dial de RCN y narraba Sergio “El mundialista” Ramírez. A los tres comentaristas los bautizaron los tres del ave maría y a través de sus relatos ya uno sabía cómo iba la mano si es que el estadio resultaba una meta imposible de cumplir algún domingo cualquiera.
Recuerdo -y hace poco encontré ese audio en youtube- el día que Juan Gilberto Funes hizo el gol 3000 de Millonarios y como premio le regalaron un pasaje a Miami. Oscar Restrepo le pregunta sobre cuándo va a viajar y Funes, humilde, le dice que va a vender el pasaje para repartir el dinero entre todo el grupo porque gracias a ellos él había podido quedar en la historia del club. O cuando algún refuerzo extranjero del Quindío calentaba y calentaba sin cesar en la pista de tartán del Campín. Creo que era Cincunegui. El tipo duró como 40 minutos haciendo piques cortos en el costado del campo y el DT no lo metía. Jaime Ortiz Alvear lanzó entonces una de esas sentencias tan humorísticas pero tan de radiografía que lo hicieron incomparable: "si como calienta, juega, es un crack”.
Oí también a Hernán Peláez, siempre sosegado, en dupla con Edgar Perea en las transmisiones dominicales de Caracol para los juegos de Bogotá. Era un espacio en donde había fútbol y no batallas dialécticas generadas en ‘La polémica’, donde Oscar Rentería le sacaba la piedra a todos y a Ciro Díaz lo dejaban hablar sino hasta la segunda hora. Creo que el debut de semejante mezcla tan Terence Hill y Bud Spencer -siendo Peláez Terence Hill y Perea el brusco Bud- se dio el día del famoso 7-3. O Iván Mejía con Marco Antonio Bustos en el dial de Melodía -¿O Súper?- y a Carlos Antonio Vélez con el gran ‘Bocha’ Jiménez, dupla que ya no transmite en Bogotá pero sigue haciendo su programa con un tercero en discordia, con quien tengo el gusto de trabajar y que hace parte de ‘Planeta fútbol’: Guillermo Arango.
Obvio, a Casale y De Francisco en dupla para el Rock and Gol con Pacho Cardona y Rafa Cifuentes. Y a Marden Devia, a Darío Ángel Rodríguez, a Mario César Otálvaro, a Ricardo Henao, a Paché y al genial Benjamín Cuello, seguramente el mejor narrador de radio que alguna vez yo haya escuchado. Y las voces de abajo: las que reportaban lo que ocurría en camerino y en las prácticas diarias: Toño Cortés, Kike Barona, Gonzalo Santamaría, Chemas Escandón, Raúl Riaño, Claudia Helena Hernández, Narciso Cárdenas, “Piña” Villarreal, Ricardo García, Juan Pablo Arévalo, Diego Rueda… Hablo solo de Bogotá, porque fue el mundo que me tocó.
La radio sigue siendo magia porque aún recuerdo con muchos amigos sobre las cábalas que hacíamos sobre quién sería el ganador del trofeo “Asaderos Llano mío” al final de un partido o si seríamos capaces de decirle adiós a nuestro cargo luego de fallar un pronóstico como lo hiciera Edwin Tuirán el día que María Isabel Urrutia ganó medalla de oro en Sídney.

MÁS NOTICIAS DE TU INTERÉS